Daniel Pruce

Daniel Pruce

British Ambassador to the Philippines and to Palau

28th septiembre 2015

¿Puede ser auténtico un diplomático?

Canal CEO acaba de publicar en su página web la entrevista que me hizo hace unas semanas en la Embajada británica, en la que hablamos del reciente desayuno al que me invitaron para debatir sobre la autenticidad en la diplomacia.

Cuando Adrián Díaz-Caneja, director del área de empresas y talento en Más Cuota de Publicidad (organizador de los desayunos de Canal CEO), se puso en contacto conmigo y me invitó a participar, no lo dudé un segundo. El tema era interesante y quería saber qué pensarían los invitados sobre ello.

Ahora puedo decir que no me equivoqué y que la experiencia fue de lo más positiva. Adrián me había pedido que el desayuno tuviera un toque personal y que contara si se puede ser auténtico en la carrera diplomática, hablando, por ejemplo, de las adversidades que he tenido que superar.

Así que pensé en hablar sobre la epilepsia.

Para ser sincero, si hace tres años me hubieran dicho que iba a pasar una hora y media hablando sobre cómo vivo esta enfermedad y cómo me ha ayudado a ser más auténtico en mi trabajo no me lo hubiera creído. No me hubiera sentido cómodo hablando sobre mi vida privada delante de desconocidos. Pero lo hice, porque mi vida ha cambiado mucho desde el día que sufrí mi primer ataque en Bangkok.

No ha sido fácil llegar a este punto, pero gracias al FCO y al respaldo de mis compañeros he comprendido que la epilepsia es una de mis particularidades y me ha ayudado a ser mejor en mi trabajo, más auténtico.

Adrián empezó el desayuno con empresarios, directores de marketing, comunicación y recursos humanos lanzando una pregunta que dejó en el aire: ¿Contrataríais a alguien con epilepsia? Quizás esto sea irrelevante para muchos de vosotros, pero se trata de algo que preocupa a mucha gente con epilepsia.

Desde que me diagnosticaron, mi vida cambió. Lo difícil fue aceptar que las cosas habían cambiado. Yo mismo tuve que  enfrentarme a mis prejuicios. ¿Qué pensarán cuando les diga que sufro esta enfermedad? ¿Me juzgarán? Estas fueron algunas de las preguntas a las que me enfrentaba cada día.

A pesar de los miedos y las dificultades, la epilepsia también ha añadido algo positivo en mí. En el desayuno y posterior entrevista con Canal CEO conté cómo me ha ayudado a manejar mi humor, y es que uno de los efectos secundarios de mi medicación son los cambios de humor. Esto ha hecho que sepa detectar más fácilmente cuándo está cambiando mi carácter. También creo que gracias a la epilepsia he conseguido empatizar más con los demás y ser más observador.

El desayuno concluyó con preguntas y observaciones de los invitados, y hablamos del interés de las empresas en crear un ambiente en el que todos sus empleados tengan la oportunidad de crecer, donde haya un ambiente inclusivo como el que se vive en el FCO.

Mi experiencia me ha demostrado que la autenticidad no está reñida con la diplomacia, y que hablar sobre las adversidades con las que nos encontramos en la vida es una de las mejores herramientas para superarlas.